volver

El futuro laboral: tecnología o habilidades humanas.



En la era de la información / digital / informática

 

En los primeros días de octubre 2018, se realizó una Cumbre Mundial de Educación EnlightED, cuya sede fue Madrid.

 

En el discurso inaugural, José María Álvarez-Pallete, presidente de la Fundación Telefónica, considera la educación, impulsada por la tecnología, como el pilar fundamental para lograr una sociedad más justa e igualitaria  (http://www.fundaciontelefonica.cl/2018/10/03/el-presidente-de-telefonica-ha-inaugurado-hoy-enlighted-en-el-marco-de-south-summit-2018).

 

Esta consideración nos permite reflexionar sobre el tema de tecnología y habilidades a desarrollar.

 

Por ejemplo, nuestros actuales estudiantes de primero básico egresarán de la educación media en el año 2030. Hoy tenemos acceso casi universal a internet, los equipos (celulares, pc…) son asequibles y vendrán políticas públicas que facilitarán el ingreso de equipamiento y tecnologías a los colegios. ¿Implica esto generar nuevas formas de enseñar y aprender?

 

Las habilidades de nuestros estudiantes de 4º medio ¿serán las mismas habilidades y capacidades de aquellos futuros egresados en el 2030?

 

Las respuestas a las dos preguntas planteadas más arriba, al parecer, son evidentes: no. Y la razón es muy simple: la era digital se instaló para quedarse, más aún, se instala de tal forma que condiciona y condicionará la forma y el fondo de la enseñanza, el aprendizaje y el de la escuela.

 

De forma, tenemos que equipar a nuestros colegios con mayores tecnologías y desarrollar programas y planes de estudios para tratar de ir al ritmo de los avances.

 

De fondo, ¿qué será lo central en el 2030? Dado el escenario del avance vertiginoso de las tecnologías, todo hace prever que el foco estará en el desarrollo de habilidades que hoy las mencionamos en el currículum, pero que poco se ven sus logros: creatividad, pensamiento crítico, trabajo colaborativo. Estas habilidades harán la diferencia entre un trabajador y otro. Se postula que más del 60% de los actuales trabajos no existirán en el mediano plazo. Más aún, existirán trabajos que aún no podemos imaginar. Estas afirmaciones provienen del informe periodístico referido a la Cumbre (El Mercurio, 7 de octubre 2018 - A12).

 

En el lenguaje de las competencias, alguien bautizó de “blandas” (Educrea.cl/que-son-las-habilidades-blandas-y-como-se-aprenden/) a las competencias “genéricas” o “transversales”. Me refiero, por ejemplo: buena comunicación; buena organización; trabajo en equipo; pensamiento crítico; sociable; creativo; habilidades interpersonales de comunicación (http://noticias.universia.com.ar/practicas-empleo/noticia/2016/09/13/1143528/10-habilidades-blandas-solicitadas-mercado-laboral.html).  ¿Seguirán llamándose “blandas” en el futuro?, o bien ¿serán las que marcan la diferencia entre preferir a una máquina o una persona?

 

Al parecer, aparte de incorporar las nuevas tecnologías, tenemos el actual desafío de valorar lo que es esencialmente humano: las habilidades. Tecnología y habilidades serán el binomio que permitirán a nuestros estudiantes ser exitosos en el futuro cercano: 2030.

 

Cada vez más se avizora que la formación, tanto inicial como universitaria, deben cambiar. Los títulos y grados académicos no serán la diferencia, esta diferencia estará dada por las habilidades que cada persona haya logrado desarrollar, entre ellas, aparte de las mencionadas, está el manejo de la tecnología… pero con el sello humano.

 

Jaime Labra Trincado

Coordinador Área Currículo REVIC






 Dirección: Diagonal Miguel Cervantes Nº 683 3er piso, Santiago Centro.

 Teléfono: +56 22 210 8100

 Correo: contacto@revic.org