volver

LAS 10 DIFERENCIAS ENTRE CENTENNIALS Y MILLENNIALS


En paralelo, los avances de la investigación y creatividad de la humanidad mueven cada día las fronteras del
conocimiento y de lo posible, planteando la paradoja de que mientras más sabemos también comprendemos lo
mucho que nos falta por conocer, y pareciera que el futuro tiene cada vez más escenarios, más oportunidades
… más preguntas. Así mismo, los medios y facilidades para comunicarnos son múltiples y de acceso masivo,
pero no porque estemos más conectados por las redes sociales logramos descubrir más la pobreza ...
No cabe duda que las actuales generaciones tienen a su disposición más información, conocimiento y
herramientas que todas las precedentes, pero también es válido preguntarse si saben qué hacer con tal acervo,
pues, pese a todo lo que tenemos a nuestra disposición, el futuro es incierto. Octavio Paz 1 caracterizaba
nuestra época como “el cambio del cambio”, mientras que Alvin Toffler 2 acuñó el término “shock del futuro”
como un estado psicológico concreto que afecta tanto a individuos como a sociedades enteras debido a
"demasiado cambio en un período de tiempo demasiado corto".
Emulando la reflexión que hace el escritor e investigador británico Sir Ken Robinson 3 , los niños que entraron
ahora a primer año de enseñanza básica van a incorporarse al mundo del trabajo en 2035, (¡sí, el año 2035!,

1 Paz, Octavio, “Los Hijos del Limo”.
2 Toffler, Alvin, “El shock del futuro”.
3 http://sirkenrobinson.com/
Recomiendo su interesante y entretenida charla TED
https://www.ted.com/talks/ken_robinson_says_schools_kill_creativity?language=es#t-48884

aunque parezca título de película de ciencia ficción), ¿cómo educarlos entonces si ni siquiera sabemos cómo va a ser el mundo en cinco años más?
Los educadores hablan de habilidades superiores, de aprender a aprender, de habilidades para la vida; desde la neurociencia nos llegan novedades acerca de la plasticidad neuronal y la importancia de potenciar el pensamiento crítico; los más “tecki” insisten en desarrollar competencias digitales; el sector privado y algunas agencias promueven las habilidades blandas; en fin, ideas y aportes hay muchos, pero en cada centro educativo, en cada sala de clases, el punto no es materia de especulación ni teorías, es la acuciante realidad de tener la responsabilidad de incidir significativamente en que un grupo de personas lleguen a ser todo lo que pueden ser.


Al educar en un Centro Educativo Vicentino no somos hoja que lleva el viento; tenemos rumbo, tenemos
sentido, tenemos tradición y expectativas de futuro; esas brújulas y piedras angulares son el carisma, el
Proyecto Educativo Vicentino y, dentro de poco, el Proyecto Curricular Vicentino que, sumados al
discernimiento de cada comunidad escolar, debieran ayudar a avanzar con mayores certezas.
Sin embargo, al observar nuestras aulas - como las de la mayoría del país- se me viene a la mente una antigua pintura que muestra una clase en la Universidad de Bolonia en la Edad Media … ¿descubren en ella algo que les resulte familiar? ¿será la disposición de los bancos y la ubicación del docente?, ¿o
tal vez se fijan en un par de alumnos conversando al fondo, otro durmiendo, uno distraído mirando para el lado?, ¿o les llama la atención el profesor que “enseña” dictando un libro? No tengo la respuesta para la pregunta del título, “¿Cómo educar a nuestros estudiantes para un futuro que desconocemos?”, pero sí un par de deseos al respecto.


El primero, en cuanto a “cómo educar”, junto a todo lo bueno y efectivo que se plantea hoy en día -como
sistematicidad, pertinencia, cariño, evaluación diferenciada, uso de TIC, y tanto más- es que las clases sean entretenidas; sí, no trepido en decirlo; ¿acaso no ha sido ése un factor relevante en la experiencia de
aprendizaje de cada uno (como estudiante en el colegio o la educación superior, luego en perfeccionamientos o incluso en seminarios y otras instancias similares)? Mi experiencia como relator también confirma que esto contribuye a la eficacia. Pero, además, ¿no sería bonito que nuestros estudiantes sean más felices, que les guste ir a la escuela también porque se entretienen?
El segundo, referido al futuro que desconocemos, es que tal ignorancia no nos amilane para soñar cómo
queremos que sea nuestro país, el mundo, pero también la relación de pareja, la familia y trabajo de los
jóvenes que formamos. Como dijo la Visitadora Provincial Hermana María Isabel Ruiz en el 6º Encuentro deEstudiantes Vicentinos 4 , “si un solo hombre pudo transformar su medio ambiente en la Iglesia y en el mundo, 6

4 6º Encuentro de Estudiantes Vicentinos, realizado en la Escuela Santa Luisa de Marillac, Huechuraba, Chile, en 2018.
https://www.youtube.com/watch?v=oGCUbL_p5JY

mil estudiantes vicentinos en Chile serán capaces de transformar no solamente este país pequeñito, sino
también salir de las fronteras y hacer una transformación”.A







  
  

 Dirección: Diagonal Miguel Cervantes Nº 683 3er piso, Santiago Centro.

 Teléfono: +56 22 210 8100

 Correo: contacto@revic.org